Este sitio utiliza cookies. En caso de continuar navegando, entenderemos que acepta su uso. Más información: Política de Cookies. Acepto
La injusticia hecha a uno solo, es una amenaza dirigida a todos. (Montesquieu)

INTRODUCCIÓN A LA MASONERÍA

La Masonería moderna es una institución de casi 300 años de antigüedad; las Logias masónicas comenzaron a funcionar en los primeros años del siglo XVIII. Su objetivo es el mejoramiento del Hombre como individuo y de la Humanidad como conjunto de todos los seres humanos.

Cantero masónico

De manera simbólica, la Francmasonería desciende de los albañiles constructores de la Edad Media (llamados en inglés masons y en francés maçons), quienes durante varios siglos se desplazaron por toda Europa para construir edificios religiosos o profanos, catedrales o palacios. Aunque en la actualidad se pone en duda la realidad histórica de una transición directa entre la Masonería Operativa de los constructores y la Francmasonería Especulativa, las herramientas de los albañiles se han convertido en símbolos de los Francmasones.

En 1717, miembros de la Royal Society de Inglaterra, la sociedad científica más influyente de la época, crearon la Gran Logia de Londres y de esta manera comenzaba el período de lo que hoy conocemos como Francmasonería Especulativa en la que, con respeto y tolerancia, se dialoga libremente sobre las ideas y se busca el perfeccionamiento moral e intelectual de sus miembros. A través de marinos y comerciantes, la Francmasonería, que se había difundido con rapidez en Inglaterra, pasó al continente donde se instalaron las primeras Logias masónicas en Francia entre 1726 y 1730, en especial en puertos tales como Burdeos o Dunkerque.

En este periodo es cuando comienzan a extenderse unas nuevas formas de entender la libertad y la igualdad que conducirán, cincuenta años después, a la Revolución Francesa. Las Logias masónicas que se expanden por Francia dejan de ser un “club” social, como lo eran en Inglaterra, para convertirse en la caja de resonancia de las nuevas ideas emancipadoras de los hombres y las sociedades. El Gran Oriente de Francia, nacido en 1728 y constituido con ese nombre en 1773, fue la única Obediencia Masónica existente en Francia hasta fines del siglo XIX y hoy, que es la más numerosa, continúa con su lucha por el progreso moral y social de la humanidad.